Calle Ciscar 53 Valencia 46005
Tel

otc asthma inhaler canada

asthma rescue inhaler not working hutoncallsme.azurewebsites.net

naltrexone implant reviews

naltrexone reviews webmd house.raupes.net

potency of naloxone and naltrexone

naloxone vs naltrexone

tadalafil generico

cialis generico

amitriptyline dosage

amitriptyline weight gain redirect

sertraline and alcohol hangover

sertraline and alcohol andrewwestgarth.co.uk

otc inhaler cvs

over the counter asthma inhalers

omeprazol

omeprazol pensa mavesarbehandling.site omeprazol
963 445 444
  Email: info@vetnatura.es

FLUTD (Feline Lower Urinary Tract Disease) - Gatos

Cuando mi gato no puede o no orina bien….
…puede tratarse de la enfermedad del tracto urinario inferior de los Felinos (Flutd), la cual engloba un conjunto de condiciones médicas que afectan a la vejiga y a la uretra. Las causas son muy variadas y la mayoría muestran síntomas de dificultad al orinar y dolor, mayor frecuencia del vaciado, incluso llegan a tener sangre en orina. Los gatos afectados se lamen la zona genital frecuentemente y orinan fuera de la bandeja.

Esta condición afecta a gatos de cualquier edad, raza y sexo pero se presenta con mayor frecuencia en gatos de edad media, con sobrepeso, indoor y que toman una dieta de pienso seco exclusivamente. Se conocen que también hay factores del medio ambiente donde vive el gato, que pueden favorecer el desarrollo de esta condición (interacciones con dueños, casas de más de dos gatos, cambios de rutina…).

Debido a que las causas son múltiples (cristales en orina, infecciones, inflamaciones, tapones mucosos, cáncer…) el diagnóstico es un reto. El veterinario realiza una exploración física y un análisis de orina inicial y en base a los resultados propondrá otras pruebas complementarias para el diagnóstico definitivo (análisis de sangre, radiografía con o sin contraste, ecografía, cultivo de orina...).
Las causas más comunes del FLUTD son:
-La Cistitis idiopática
-Urolitiasis (formación de urolitos que son cristales o piedras en orina)
-Obstrucción uretral
La más frecuente es la Cistitis idiopática, y se diagnostica por exclusión de otras causas. Los gatos con esta condición tienen dificultad para orinar y frecuentemente tienen sangre en orina. La gran mayoría de casos remiten en un periodo medio de dos semanas independientemente del tratamiento que reciban. El tratamiento ha de ir encaminado a suavizar los síntomas y sobre todo a prevenir recaídas.

Los urolitos son colecciones de minerales sólidos que se acumulan en el tracto urinario de los gatos. La radiología y la ecografía son pruebas necesarias para hacer el diagnostico junto un buen urianálisis. El tratamiento depende del tipo de urolitos que se formen. Los dos tipos más comunes de urolitos son cristales de estruvita o de oxalate cálcico.

La obstrucción uretral es el problema más serio dentro de la patología urinaria. Cuando la uretra de un gato se obstruye parcial o completamente es una urgencia médica y corre peligro la vida del nuestro gato. Cuando la obstrucción uretral no permite la salida de orina, los riñones no pueden realizar su función de eliminar toxinas del organismo y mantener el equilibrio de electrolitos y fluidos. Las toxinas se acumularán y en 24-48 h el gato muere por alteraciones cardiacas debidas a las toxinas y el desequilibrio de electrolitos.

Los cristales en la orina son una de las causas pero también son causantes los tapones mucosos.

El tratamiento se basa en corrección de las alteraciones electrolíticas e hídricas junto con la cateterización de la uretra para ayudar a eliminar la orina (hay casos complicados que a veces requieren de otras maniobras clínicas para eliminar la orina como la cistocentesis). La colocación de un catéter en la uretra requiere siempre de analgesia y sedación.

En aquellos casos con obstrucciones frecuentes no controladas existe una operación llamada Uretrostomía perianal que se practica a los gatos machos y consiste en acortar una porción del pene para evitar una zona de uretra estrecha más susceptible de obstrucciones. Esta técnica se ha dejar para casos muy específicos y reticentes por tener varios efectos secundarios no deseados (incontinencia urinaria, estrechamiento de la zona operada, infecciones secundarias de las vías urinarias, sangrado postquirúrgico hasta 10 días después de la operación…).