Calle Ciscar 53 Valencia 46005
Tel

omeprazol

omeprazol pensa mavesarbehandling.site omeprazol
963 445 444
  Email: info@vetnatura.es

Encephalitozoon Cuniculli (Tortícolis) - Conejos

Una de las enfermedades más frecuentes en los conejos de compañía. Se trata de una enfermedad causada por un parásito interno que afecta principalmente a los conejos, pero puede causar enfermedad en otras especies, tales como roedores, humanos e inclusos perros.

La encephalitozoonosis está causada por un protozoo llamado Encephalitozoon cuniculi. Se trata de un parásito intracelular que se introduce dentro de las células y se replica dentro.
La transmisión se lleva a cabo mediante ingestión o inhalación de esporas secretadas a través de la orina de un conejo infectado.
Los signos clínicos más frecuentes están asociados al síndrome vestibular, una serie de síntomas neurológicos caracterizados por “head tilt” (ladeamiento de la cabeza), incapacidad para mantener el equilibrio, “rolling” (el animal rueda sobre sí mismo), y hemiparesis (incapacidad de movimiento en una mitad del cuerpo). Estos signos son compatibles con infecciones bacterianas en el conducto auditivo, afectaciones renales y hepáticas y otros procesos. Otros síntomas típicos son los relacionados con las lesiones renales causadas por el parásito. Una infección crónica por E. cuniculi puede causar insuficiencia renal grave y problemas de urolitiasis (cristales y piedras en la orina, con o sin obstrucción urinaria). Finalmente, otros signos típicos de infección por E. cuniculi son las lesiones en el cristalino del ojo, causando la llamada “uveítis facoclástica”. El parásito lesiona la membrana externa del cristalino, librando el contenido de éste, que lesiona las estructuras cercanas.


Podemos sospechar de encephalitozoonosis en animales con signos clínicos compatibles, en los que hagamos una serología e identifiquemos anticuerpos frente a E. cuniculi.

El tratamiento para eliminar los parásitos está actualmente en estudio, pero el más utilizado es el oxibendazol y aunque el fenbendazol es el tratamiento que lleva más tiempo usándose. Son tratamientos que no matan el parásito, pero si que evitan su replicación en las células. Así pues, son tratamientos de larga duración, ya que lo único que hacemos es frenar el crecimiento del microorganismo y es el propio sistema inmune el que se encarga de eliminarlos. Debido a esto, una infección por E. cuniculi en un animal immunosuprimido es generalmente fatal.